• BAUM Studio

¿Cómo llegamos a conocer el valor de nuestro trabajo como diseñadores?

Actualizado: 7 de feb de 2019

Hoy les vamos a contar un poco de algo que siempre como arquitectos y diseñadores tenemos como reto al volvernos independientes. ¿Cuánto cobro por mi trabajo de diseño? ¿Cuánto vale mi creatividad y mis horas frente a la computadora diseñando cada detalle? Para nosotros en el estudio no ha sido nada fácil, cada año hemos crecido, así aprendemos y vamos conociendo más sobre nuestro trabajo y la manera de descifrar cuánto vale.


Todavía tenemos mucho camino por recorrer, pero sabemos por experiencia que al inicio van a haber personas que se van a tratar de aprovechar que son principiantes. Al inicio nosotras pecamos de confiadas. Teníamos muchas ganas de diseñar, y nos dejamos engañar por personas que solicitaron nuestro trabajo de diseño. ¡Fueron errores de los que aprendimos muchísimo y de los que estamos agradecidas porque de todo se aprende!. Tuvimos “clientes” que de cierta forma nos traicionaron no cumpliendo con su palabra; algunos no terminaron de pagar el diseño, y otros que libremente exigían más de lo pactado. En esos momentos daba mucha rabia sentir que para ellos nuestro trabajo de diseño no tenia costo.


Les contamos rápidamente dos experiencias. Una fue que alguien referido nos pidió diseñar un pequeño espacio de restaurante/bar, luego de coordinar con él, quedamos en mandarle una propuesta completa de 3d y planos para supuestamente más adelante nosotras hacer la obra. De esa entrega por correo no recibimos ni las gracias. Sentimos mucha impotencia y rabia, era nuestro proyecto más importante para ese entonces y teníamos mucha ilusión. El proyecto lo diseñamos y produjimos todo nosotras mismas porque no teníamos ayuda. Desde ese momento aprendimos a que debemos firmar un documento antes de empezar cualquier diseño.


Otra experiencia que sirve como aprendizaje fue de un cliente al cual le habíamos hecho un diseño. Al momento de la ejecución, por un tema de presupuesto, él quiso implementar solo una parte. Un año más tarde, nos llamó para implementar el ambiente que faltaba; sin embargo, ¡quería un diseño completamente diferente!. Lógicamente le dijimos que encantadas de ayudarlo con su nuevo diseño pero que esto tendría un costo adicional. Le mandamos un presupuesto mínimo que equivalía al valor de nuestro trabajo (las horas que nos demandaría), para mantenerlo como cliente. El cliente contestó que no le parecía, y que se lo hagamos gratis porque “qué mejor manera de vender nuestro trabajo que con sus amigos, que iban a ver su cocina y nos contratarían". Esto desencadenó en una pequeña discusión donde terminamos la relación con este cliente.


Uno se pregunta en ese momento: ¿Porqué alguien creería que mi esfuerzo, horas de trabajo y horas de diseño son gratis? La respuesta creemos que es, que en nuestra sociedad no se valora mucho el trabajo del diseñador (tal vez porque no es algo que se pueda tocar con las manos o para ellos simplemente son ideas). Cada vez sentimos que se aprecia más pero todavía falta mucho camino por recorrer. Esta falta de valorización sucede aún en estudios que funcionan tal cual una empresa, en el cual estás brindando un servicio que tiene un costo establecido.


Nosotras creemos que al inicio es válido cobrar menos de lo que se cobra normalmente en el mercado o hacer algunas que otras excepciones. Se podría decir que es una forma de “pagar piso”, pero más que eso es una manera de ganar confianza, experiencia e ir aprendiendo a dar un servicio más completo. Esta primera etapa como independiente te ayuda a conocer tus debilidades, complementarlas, crecer, formarte y luego saber realmente el valor de tu trabajo. Es importante que cada uno aprenda a poner sus propios límites y nunca dejar que algún cliente piense que les está haciendo un favor por darte “trabajo”; todo trabajo debe ser remunerado. Pero reiteramos que al inicio si es válido tener precios y parámetros más flexibles, sobre todo para conocerse a ustedes mismos y también porque es una buena manera de establecer una relación de arquitecto – cliente.


Casacor 2014 – Inicio de Baum Studio

Después de 4 años en el estudio se nos presenta aún (felizmente muy rara vez) este tema. Tenemos los costos más establecidos, pero siempre están esos casos en que se presenta una posibilidad de proyecto muy valioso y no quieres perderlo. O ese cliente que te pide un descuento por algún motivo. Ahí viene un poco el ámbito en donde nos desenvolvemos, el cual tiene un poco de arte, subjetividad y cada proyecto es un caso único e irrepetible.

Hoy en día en el trabajo de arquitectura cobramos un costo establecido por m2 de diseño el cual es un costo parejo con el mercado actual. En diseño interior cobramos por el espacio ya que el metraje no está relacionado con la complejidad y detalle de cada proyecto. Nos parece ideal conocer el espacio en vivo o mediante fotos, además de conversar con el cliente para saber a qué nivel de detalle quiere llegar.

Equipo actual – 2019

Hoy tenemos un equipo en el que cada integrante es valioso para la manera en la que funcionamos como empresa. Además, tenemos un espacio de trabajo equipado con todo lo necesario para diseñar los espacios soñados de nuestros clientes. Pero siempre al final lo que más valoramos aparte de ver nuestro diseño hecho realidad, es ver que cada cliente esté feliz con el resultado y con nuestro trabajo.


Logo Baum 2014

Logo Baum 2019

Esperemos que este blog aporte un granito de arena a cada persona que haya decidido abrirse y ser independiente. Todos fallamos y lo seguiremos haciendo, pero siempre es bueno conocer experiencias para poder aplicar este conocimiento en el momento indicado. Nos encanta nuestro trabajo, cada proyecto es un nuevo mundo y una nueva oportunidad de ser creativos ¡Eso es lo más lindo!. Cuéntennos sobre qué más quieren saber; este espacio es para ustedes. ¡Mucha suerte y muchas ganas!


196 vistas

CONTÁCTANOS

  •  Av. Pedro de Osma 144 of. 401 - Barranco

  • Tel (+511) 993 897 079 / (+511) 986 633 470

  • info@baumstudio.pe 

COPYRIGHT © Baum Studio 2018